☰ MENÚ
Ana y Jorge
Esta pareja fanática de la música rock, deseaba mostrar esa personalidad al completo en su invitación de boda. Nosotros como buenos melómanos, entendimos muy bien lo que nos pedían. La gama cromática estaba clara, blanco y negro, la línea gráfica y el formato de la invitación también, tenía que ser un vinilo! Para ello nos pusimos manos a la obra tal cual productor musical, creando un símil perfecto con sus nombres y una banda musical.

El eslogan esta vez fue ‘Larga Duración’ ya que se trataba de un álbum que a la vez mostraba el paso que estaban a punto de dar. Todos los textos que incluye mantienen la temática, siendo de doble lectura referida a lo que se podían encontrar en el disco y lo que significa su relación.

Para la señalética del restaurante mantuvimos la esencia de la invitación combinándola con portadas de sus discos preferidos. Además de las señales de Bienvenidos y Photocall, a la entrada del salón, los invitados se encontraron el gran panel del protocolo de mesas que ahora luce en el salón de los novios como recuerdo. En él, cada disco se asocia a una mesa, todo muy bien adaptado a las personas que se sentarían en cada una.

Así en la mesa más cañera, Metallica, se sentarían los propios novios, los amigos más fiesteros con Kiss, ACDC, Iron Maiden…, los viejos rockeros prefieren a Scorpions, Supertramp y los más mayores a Bod Dylan. El resultado no dejó a nadie indiferente y los meseros terminaron convirtiéndose en un souvenir más de la boda que muchos quisieron llevarse de recuerdo, es lo que pasa cuando mezclas rock y marisco!