☰ MENÚ
María y Andrés
Diseño de invitaciones de boda o mejor dicho de la ‘Mexi Gal Festa Rachada’, esa fue la idea a representar para esta pareja, la unión de México con Galicia de una forma icónica, festiva y con total libertad (que divertido ha sido trabajar en ellas). Formato altar desplegable, inspirado en los altarcitos mexicanos con dos tapas en papel reciclado vintage y cierre metálico.

La línea gráfica para este trabajo fue una mezcla de aquí y de allá, colorido y simbología mexicana, catrina, elementos aztekas… con iconografía gallega, trisqueles, anclas… La unión de culturas que todos los invitados vivirían el día de la boda. Todo de una forma manual y con una gran ilustración en su interior del corazón sagrado atravesado por un ancla, más claro imposible.

La señalética fue ligada a la imagen de la invitación con varios paneles que indicaron a los invitados lo que no podían perderse y el lugar donde sentarse. En este caso ya que muchos vendrían del otro lado del mundo, la forma de nombrar las mesas fue mediante océanos, siendo el centro floral de cada una, un mini mundo que portaba un pequeño barquito de papel estampado con motivos de las dos culturas.

El photocall fue una réplica de Trajinera, una pequeña embarcación mexicana que utilizan para sus fiestecillas. Fue tremendo el impacto que causó en el salón y ningún invitado dudó un segundo en subirse a ella, sentarse en las sillas y ponerse el sombrero mariachi o gorro de marinero, mientras posaban para las fotos que imprimimos al momento y se llevaron de recuerdo a sus casas.