☰ MENÚ
Paula y Alex
En divertidas conversaciones por Skype con esta pareja mitad gallega, mitad inglesa, nos contaban lo frikis que son de la última tecnología y su capacidad para tener todo tipo de gadgets, también su amor por las vespas (hay hueco para un velocímetro), la música… y una historia sobre un cargador que querían que estuviese presente en su invitación de boda. Metimos todo en la batidora Petit y salió la idea, diseñaríamos una pieza con forma de tocadiscos portátil donde habría una tarjeta con forma de batería recargable que indicaría como llegar a la ceremonia, el símil perfecto para unirlo todo.

Para darle un carácter humano al aparato que estábamos a punto de crear, decidimos que lo mejor sería depender lo mínimo de un ordenador, cogimos lápiz y papel y nos pusimos a dibujar, toda la invitación fue ilustrada y coloreada a mano alzada.

Impresa en papel reciclado vintage y con varias piezas troquelas, el tocadiscos cuenta con todo tipo de detalles, altavoces, cableado, reguladores, entradas de enchufes, tapa trasera, batería recargable… y lo más importante, un vinilo que podremos pinchar al colocar el brazo y hacer girar manualmente, mientras se informa de todo lo referente a la boda de P&A en bilingüe.

El photocall también contó con una gran ilustración siguiendo la línea marcada en la invitación. Una gran rockola a tamaño real, rótulo de neon con los nombres de la pareja respaldado por una gigantesca colección de altavoces retro y equipo de sonido, muy acorde con la fiesta y bailes que se marcaron los invitados de esta pedazo de celebración.