Hola, somos Los Petites.

De primeras os preguntaréis qué tiene que ver este nombre, tal vez mal escrito, con todo esto de la foto. Todo empieza allá por el año 2005, el Petit Yhonatan, utilizaba este singular término para describir las cosas bonitas y sencillas del día a día. Así continúa todo hasta que, años después, ya en 2012, Yhonatan y Alberto, amigos de la infancia y compañeros de mil aventuras, deciden crear una nueva vida paralela que aúne la fotografía y el diseño, utilizando "Petit de la Crème" como nombre del proyecto.

Para el branding de la marca, como diseñador gráfico, Alberto partió del divertido concepto de asociar la elaboración de alimentos gourtmet a una sesión de fotográfica. Por aquel entonces, Nuria volvía a casa después de terminar su etapa en Madrid. Las coincidencias de la vida hicieron que comenzásemos a cocinar juntos lo que hoy es Petit de la Crème. Y ya van ocho años de muchas bodas, proyectos y aventuras. Hemos ido añadiendo sabia experiencia a nuestra particular receta. Y lo más importante es que seguimos conservando con el mismo sentido por el gusto delicado y un exquisito paladar, reproducido en refinados trabajos de fotografía y diseño para bodas, eventos, proyectos corporativos, artísticos… ¡y lo que surja!

Fotografiamos lo que sentimos (no entendemos la fotografía sin sentimiento y emociones), disfrutando de principio a fin mientras nos mimetizamos para capturar la esencia de cada momento y conseguir un sabor único. Añadimos una buena dosis de diseño a nuestros trabajos, con un branding personalizado y cocinado a vuestro gusto.

Y seguro que os estaréis preguntando por qué nos gustan las bodas. En fotografía, nuestro plato fuerte son las personas (sobre todo esas que afirman ser poco fotogénicas o que temen a la cámara). Y en las bodas hemos encontrado el equilibrio perfecto para aplicar la fórmula: sentimientos + personas + diversión, todos estos elementos concentrados en un par de horas. Aunque partimos de un evento programado, para nosotros una boda tiene vida propia, ya que no sabes que va a ocurrir, cómo van a reaccionar los invitados o que anécdotas puede regalar el día. Sin duda, esta parte nos encanta.

Ofrecemos un servicio de imagen global en el que fusionamos todas nuestras facetas: fotografía, diseño, ilustración y vídeo, ayudamos a crear y desarrollar ideas. ¡Para nosotros no hay límites! La posibilidad de controlar tantas facetas da como resultado un producto coherente y completo, donde la sensación y la buena respuesta del público es nuestra mayor motivación. Tratamos los proyectos con una naturalidad y una espontaneidad palpables en los aspectos visuales. Para nosotros, ser uno mismo y transmitir el carácter de las personas que hay detrás de cada marca es fundamental para ser realmente auténtico y honesto.

“El sentido por el gusto delicado y un exquisito paladar, reproducido en refinados trabajos de fotografía y diseño.”